Innovación: la clave de la competitividad empresarial

Innovación: la clave de la competitividad empresarial

Los mercados actuales se caracterizan por ser altamente competitivos: las empresas se están enfrentando hoy en día a un mayor número de competidores. Con una clientela cada vez más informada y exigente, la innovación se torna entonces vital para posicionar su empresa. En el blog de hoy hablaremos de este importante tema para tu negocio.

Desmintiendo algunos mitos de la innovación

La mayoría de nosotros tenemos cierta tendencia a creer que las ideas revolucionarias fueron una especie de iluminación repentina. Incluso llegamos a pensar que sólo las mentes privilegiadas son capaces de hacer innovación. Pero la realidad es que la innovación es el resultado de un proceso y no un simple producto final.

Existen personas muy creativas pero poco innovadoras

Innovar es convertir la creatividad en ideas factibles. Mientras que la creatividad se encuentra en el mundo de las ideas, la innovación está en el mundo de los hechos. Si bien la creatividad es la materia prima de la innovación, no es el único ingrediente. Hay que tomar en cuenta otros aspectos como el presupuesto, logística o la viabilidad. Es por eso que un invento se convierte en innovación cuando se vuelve un éxito en el mercado.

Y entonces… ¿cómo empezar a innovar?

Existen distintos tipos de innovación:

  • Nuevos productos o servicios
  • Nuevos procesos
  • Nuevas tecnologías
  • Nuevas estrategias
  • Nuevos canales de distribución
  • Nuevos mercados.

Esto explica que la innovación no puede ser un proyecto asignado únicamente a un departamento. Al contrario, si hablamos de proceso con un abanico amplio de opciones, hay que involucrar a toda la organización.

Importancia de la colaboración

Involucrar a nuestros empleados en el proceso creativo y de innovación puede generar resultados muy positivos. Definitivamente, la nueva forma de trabajar es en equipo. Debemos desarrollar entornos donde se fomente y se valoren las sugerencias de nuestros trabajadores para que puedan no sólo proponer nuevas ideas, sino plantear mejoras fuera y dentro de la organización. Creer que la innovación está en manos de especialistas es perder gran parte de nuestro capital humano. ¡Explotar el talento de nuestros trabajadores puede sorprendernos!


Comments are closed.